La velocidad máxima en carreteras secundarias será de 90 km/h a partir de primavera

Se justifica porque el 77% de los accidentes ocurren en vías secundarias. Interior también estudia ampliar la velocidad en autopista de 120 a 130 km/h. Los ciclistas tendrán que llevar de manera obligatoria casco en vía urbana.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado una reducción a 90 kilómetros por hora de la velocidad máxima en las carreteras secundarias, que ahora es de 100: también estudia subir la velocidad de 120 a 130 en las autopistas.

Así se recoge en el nuevo reglamento de circulación, que está en una fase «muy avanzada» de elaboración. Podría ser aprobado de cara a la próxima primavera.

Fernández Díaz, que ha hechos estas declaraciones durante su visita a la Escuela de Tráfico de Mérida, ha recordado que esta decisión responde a que «el 77% de la siniestralidad vial y mortalidad se produce en las carreteras secundarias».

En este sentido, ha indicado que el objetivo «máximo y prioritario» de los límites de velocidad es garantizar la seguridad vial, siempre dentro del equilibrio entre seguridad y movilidad.

Por ello, el Ministerio ha adoptado la decisión de reducir la velocidad máxima en las carreteras secundarias bajando, con carácter general, a un máximo de 90 kilómetros por hora la velocidad máxima.

Además, en aquellos tramos donde la calzada tenga una anchura inferior o igual a 6,5 metros, ese límite de velocidad será aún inferior llegando a 60 kilómetros, ha precisado.

Estudia incremnetar la velocidad en autopistas

Respecto a las autopistas, ha afirmado que se está estudiando la posibilidad de incrementar el máximo de 120 a 130 kilómetros por hora pero que, en todo caso, esta medida «estará pendiente de una posible monitorización», puesto que no puede ser uniforme, y no se implementaría hasta introducir esa monitorización mediante paneles.

La adopción o no de este límite máximo, ha matizado, debe tener en cuenta variables como la situación del asfalto, densidad del tráfico o condiciones climatológicas; de manera que ese límite pueda variar en función de esos condicionantes.

También en materia de seguridad vial, Fernández Díaz se ha referido al uso de las bicicletas en las vías urbanas e interurbanas y, bajo ese principio, ha recordado que «las aceras, con carácter general, son para los peatones y no para los ciclistas».

Además, el Ministerio de Interior está estudiando que el uso del casco para los ciclistas sea obligatorio en las vías urbanas, de la misma manera que es obligatorio en las vías interurbanas.

(Fuente: www.rtve.es)