El fraude de las lesiones cervicales

cervicalMARÍA JESÚS HERNÁNDEZ – LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. «Partimos de la base de que el 65% de lo que se indemniza actualmente por accidente son patologías relacionadas con la cervical y de éstas, pienso que el 75% no son reales», afirmó ayer Javier Alonso Santos, jefe de los servicios médicos de Mapfre Familiar y presidente del Comité Médico permanente de la Unespa (Asociación empresarial del Seguro), que ayer participó en el IX Congreso Nacional de Valoración del Daño Corporal que se celebra en la capital grancanaria.

El doctor Alonso Santos habló sobre la problemática médica y social del latigazo cervical, la lesión de accidentes de tráfico de la que más reclamaciones reciben las aseguradoras; y cuyo principal problema radica en que se trata de una patología cuya sintomatología no se puede demostrar al ser una patología absolutamente subjetiva. «Estamos hablando de dolor y no disponemos de un dolorímetro que pueda demostrarlo. El problema en España, más que tener que evidenciar una patología que es subjetiva, es que dentro de la cultura de las secuelas en las que estamos inmersos todo el mundo se cree con derecho, después de un accidente de tráfico, por banal que fuera, a reclamar algo que no se puede demostrar que no tiene. Esa es la gran dificultad».

El doctor Alonso mostró su convencimiento de que del 100% de las patologías que se denuncian, «el 75% son patologías banales, que en cuatro o cinco días están perfectamente curadas, pero la ley y el baremo de tráfico apoyan que se indemnice los días de baja y las secuelas, y esto hace que pacientes que tienen una patología que le dura dos o tres días, intente sacar provecho», denunció el experto.

Una de las consecuencias de esta dinámica, a juicio del doctor Alonso, es que se valore a la baja las indemnizaciones de patologías realmente graves como situaciones de coma, tetraplejias, cegueras. «El objetivo es objetivizar la patología, convencer a la sociedad, médicos, abogados, jueces… de que estamos hablando de una patología que hay que creérsela cuando los médicos digan que hay que creérsela».

El especialista valoró la aparición de la Biomecánica, «que permite cuantificar el alcance de las lesiones y detectar engaños».

(Fuente:  www.laprovincia.es)