Seguridad Vial: Puntos negros

Los accidentes de tráfico se cobran cada año en el mundo un millón trescientas mil víctimas (OMS 2011). Es el mismo número de personas que fallecen a causa de enfermedades archiconocidas como la diabetes. Y es algo inferior al millón y medio de personas que fallecen por cáncer de pulmón, por ejemplo.

El aumento de fallecidos por accidente de tráfico en los últimos veinte años ha provocado que los se conviertan en la octava causa de muerte en el mundo, posición que varía en función de la zona geográfica en la que se analice. Así por ejemplo, en Europa occidental, los accidentes de tráfico se sitúan en décimo primer lugar; y, en el caso de la región oriental, es la cuarta causa más importante de fallecimientos.

Los accidentes de tráfico se han convertido en una auténtica “epidemia” en el S. XXI. La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja prevé un crecimiento exponencial tal, que en 2020 será la tercera causa de muerte a nivel mundial.

Para mejorar el nivel de seguridad en la red vial es fundamental el estudio de los Puntos Negros o “Tramos de concentración de accidentes”.

En primer lugar es importante conocer que se considera un punto negro. La definición técnica de Punto Negro queda recogida en la Instrucción 01/TV-29 de la Dirección General de Tráfico. En esta Instrucción se considera Punto Negroaquel emplazamiento perteneciente a una calzada de una red de carreteras en el que durante un año natural se hayan detectado 3 o más accidentes con víctimas con una separación máxima entre uno y otro de 100 m.”Es importante señalar que esta definición puede diferenciarse de la establecida por otras entidades que realizan tareas de señalamiento de tramos de concentración de accidentes. Esto implica que la calificación de un punto o tramo como Punto Negro puede ser diferente y, por tanto, el mapa nacional de Puntos Negros que se genere, no coincida.

No obstante, la Dirección General de Tráfico abandonó el concepto de punto negro para usar la terminología de “Tramo de concentración de accidentes” o “TCA”. Los cuales son definidos por la DGT como “aquellos tramos de la red que presentan una frecuencia de accidentes significativamente superior a la media de tramos de características semejantes, y en los que, previsiblemente, una actuación de mejora de la infraestructura puede conducir a una reducción efectiva de la accidentalidad”.

Siempre se ha señalado el error humano como causa prácticamente exclusiva de los accidentes de tráfico, ignorando la deficiencia que podían tener las infraestructuras en la producción de los citados accidentes.

Sin embargo, para la organización de defensa de los conductores, AUTOMOVILISTAS EUROPEOS ASOCIADOS (AEA), que ha elaborado un “Informe acerca de las carreteras más peligrosas de España”, la precaria conservación de las carreteras juega un papel fundamental en la seguridad vial de cualquier país. Fijando sobre el 47% los accidentes de tráfico en los que el estado de las infraestructuras aparece como factor clave. En el citado informe se indica que “en el periodo 2006-2010 el Índice de Peligrosidad medio de la Red de Carreteras del Estado se ha reducido por cuatro“, y se señala como causa principal de esa mejora “el estado de las infraestructuras y no el permiso por puntos o las medidas sancionadoras, como algunos han pretendido hacer creer“.

Por eso en los últimos años se han ido instalando en diferentes puntos de las carreteras de la red nacional indicadores de tramos de concentración de accidentes (TCA). Con ellos, se intenta conseguir que los conductores conozcan con antelación las zonas de máxima precaución (superior a cuatro veces el índice medio del país por tipo de vía) o por disponer de estadísticas referidas a víctimas mortales que señalan la velocidad excesiva como factor clave para la ocurrencia del accidente.

Más de 300 kilómetros de las carreteras españolas contienen un riesgo elevado en cuanto a posibilidad de accidente, según el estudio anual Eurorrap, en el que participan los clubs automovilísticos de España. Esas vías representan casi un 6% del total de la red nacional, y se han reducido cerca de un 2% en un año. Las comunidades con más puntos negros son, como se puede ver en la imagen inferior: Galicia, Asturias y Castilla y León.

 

Pincha en la imagen para ver el vídeo sobre los Puntos Negros (RACC)

En Inpenor, después de muchos años de experiencia en la reconstrucción de accidentes de tráfico, y después de haber intervenido en innumerables casos, hemos tenido la oportunidad de ver muchas colisiones, salidas de vía, etc. Por este hecho, nos queremos sumar a las iniciativas de promulgación de información sobre los Tramos de Concentración de Accidentes, para intentar conseguir su señalización, reparación y/o modificación y así conseguir unas carreteras más seguras para todos.

Esteban Pena

Inpenor 2013

A Coruña