La peritación de incendios

Una de las actividades que nos dedicamos a realizar en el gabinete de Ingeniería y Peritaje del Noroeste, Inpenor, es la realización de informes periciales sobre incendios, intentando localizar el foco o inicio del mismo, para determinar el origen, las posibles causas y la cuantificación de las perdidas ocasionadas por el incendio; tanto en relación a los daños directos como las perdidas consecuenciales.

Uno de los casos más sonados en la prensa gallega, es el juicio por el incendio en el polígono de La Artística en mayo del 2009 en Meicende (A Coruña), fueron afectadas 14 de las 18 naves industriales del polígono, los afectados (dueños y arrendatarios de las naves) reclamaban a las compañías de seguros la compensación por las perdidas. El incendio causo pérdidas por varios millones de euros y dejó a cien trabajadores sin empleo y a una decena de empresarios sin actividad.

Este año se ha resuelto la sentencia del incendio de La Artística, pero no se aclaro de quién fue la responsabilidad del suceso. En cambio, sí se determinó dónde no se originaron las llamas: precisamente, en el punto al que señalaban varios de los estudios periciales, entre ellos el de la Policía Científica. Este supuesto punto era un vehículo aparcado en el interior de una nave arrendada, donde se almacenaba material para parques infantiles.

Numerosos gabinetes dedicados al análisis de causas de los incendios se dejaron llevar por una primera impresión y concluyeron todos ellos, reforzando la tesis inicial de la policía científica, que el inicio se ubicaba en un determinado vehículo.

Inpenor intervino en este caso, estudiando e investigando desde el primer día del suceso y realizando trabajos de campo para emitir un informe técnico objetivo. La sentencia confirma rotundamente las conclusiones a las que se llega en el informe de Inpenor, la cual ha salido favorable para el cliente que ha contratado nuestros servicios. Al final la experiencia y un estudio a conciencia de cada caso siempre es un apoyo, y más si se cuenta con los medios más avanzados y un equipo humano adecuado. En Inpenor llevamos muchos años dedicándose a este tipo de siniestros, tanto en vehículos como en edificaciones.

Para realizar informes de una forma más completa y analizar con mayor exactitud de donde proviene el foco del incendio, Inpenor ha indagado y evolucionado, contando con un nuevo programa informático  de última generación de  “Simulación Dinámica de Incendios”, que nos ayuda en nuestra labor.

Este nuevo programa informático permite situar el foco del incendio en cualquier punto del edificio para validar el comportamiento del humo del incendio y comprobar las zonas que se encontraron más expuestas y el por qué.

Hay muchos factores que influyen a la hora de analizar de donde proviene un incendio, entre ellos destaca la concentración y temperatura del humo.

La simulación del incendio determina el tiempo real de la evolución del mismo y permite calcular el comienzo de la ignición en base al estudio de los elementos afectados (las cargas de fuego: tipo y cantidad de materiales). El motor de cálculo FDS Fire Dynamics Simulator (Simulador Dinámico del Fuego) de dicho software es válido para el análisis del comportamiento del humo y el fuego del incendio, por lo que es útil para estudiar las fases tempranas del mismo.

La posibilidad de gestionar múltiples hipótesis de incendio permite estudiar el comportamiento de los edificios o naves en diferentes situaciones, gestionando los resultados de todas las simulaciones de forma integrada desde el modelo único del edificio completo y así poder determinar el foco del incendio después de haber realizado un minucioso trabajo de campo.

Los planos de visibilidad permiten estudiar el grado de oscurecimiento que provoca el humo del incendio y la temperatura en las diferentes estancias, tal y como se muestra en las imágenes superiores.

Así mismo, podemos situar puntos de control en el recorrido del incendio que permiten estudiar la evolución de la altura y temperatura del humo del incendio.

Esta gráfica representa la evolución temporal del grado de oscurecimiento medido en cada zona del edificio y permite controlar adecuadamente la temperatura y el humo del incendio en cada estancia y en cada instante para intentar vislumbrar si la hipótesis previamente fundada en un adecuado trabajo de campo es viable y concuerda con las pruebas reales encontradas en dicho estudio del lugar del incendio.

Como se puede desprender de todo esto, los programas informáticos son muy útiles a la hora de ayudarnos en el día a día con el trabajo. Pero de nada sirve un software informático si no existe una formación y una experiencia previa en el estudio de incendios, además de una profunda formación en el propio programa de simulación. Por desgracia, es habitual encontrar personas dedicadas al estudio de diversos tipos de accidentes (incendios o siniestros de tráfico) simplemente utilizando software con poca o nula experiencia previa y sin haber llevado a cabo, previamente, el profundo estudio de campo necesario. Esto siempre conlleva errores en la reconstrucción que, en ocasiones, pueden llegar a ser muy graves para la resolución de los casos estudiados.

N. Santos

INPENOR 2013

A Coruña