Recomendaciones para viajar en coche en invierno

Ahora que se acerca el invierno llega con él la nueva temporada de frío y lluvia, y los conductores tienen que volver a mentalizarse en su forma de conducir y adecuar dicha conducción a las circunstancias viales.

En esta época del año suele haber un aumento en el número de accidentes debido a las condiciones en que se encuentran las carreteras, suciedad acumulada, a las inclemencias meteorológicas y también a las condiciones en las que se encuentran los vehículos y los sistemas de seguridad que tienen que actuar ante cualquier imprevisto.

Con la llegada del invierno hay que revisar y preparar el vehículo para esta época del año y reducir así las probabilidades que nos ocurra algún incidente al volante.

Para continuar con la entrada publicada por uno de nuestros compañeros sobre la “Conducción sobre mojado” la semana pasada y como punto de partida en otra  sobre “Revisar el coche antes de viajar”, (recomendaciones que deben de ser extrapolables a cualquier viaje en cualquier época del año), y para evitar que tengas problemas en la conducción invernal, daremos algunas recomendaciones que debes de tener en cuenta.

Uno de los mayores inconvenientes con la llegada del invierno es que en esta época hay menos horas de luz, agravados si a la vez llueve, hay niebla o circulamos por lugares con altitud suficiente para que nieve. Por lo que antes de salir con tu vehículo tomate un poco de tiempo en limpiar tanto el parabrisas como los faros (delanteros y traseros) de elementos que puedan afectar a una perfecta visibilidad, como pueden ser restos de barro, hielo, insectos.

Limpieza de parabrisas y faros, poco practicado y muy necesario

Hay que prestar atención también a ciertos elementos que ayudan a la visibilidad como son los limpiaparabrisas, en esta época nos resultarán de mucha ayuda. No hay que dudarlo, tendremos que sustituirlos si observamos que la goma se encuentra endurecida, o si al utilizarlos hacen ruido, o bien, si dejan surcos de agua que no nos dejen ver correctamente. Para rellenar el depósito del limpiaparabrisas rellena hasta la mitad con agua y el resto debe de ser un líquido especialmente diseñado para la limpieza del parabrisas, de lo contrario los detergentes pueden deteriorar el circuito y acabaremos por estropearlo obligando a reparar y metiendo un dinero que podríamos haber ahorrado. Una mezcla casera sería poner un chorro de limpiacristales de hogar al depósito casi lleno de agua; pero los remedios caseros a veces no son lo buenos que pensamos, úsalo solamente cuando no haya otro remedio y que siempre sea esporádico, no un hábito.

Limpiaparabrisas gastado (izq,) y en buen estado (der.)

¿Cómo saber el estado de las escobillas del limpiaparabrisas?

httpv://www.youtube.com/watch?v=g6-baIUVdrg#t=112

Por otro lado, debemos prestar especial atención a los elementos que nos tienen que mantener sobre la vía y a los que nos ayudarán a no colisionar o salirnos de nuestra trazada. Nos estamos refiriendo a los neumáticos, los amortiguadores y los frenos.

El perfecto mantenimiento de los neumáticos (el artículo de nuestro compañero “La importancia del correcto mantenimiento de los neumáticos” te permitirá ahondar en el tema) de tu vehículo es crucial en momentos en los que haya agua en la vía, ya que si éstos no presentan una presión adecuada, un dibujo con la suficiente profundidad en las ranuras, etc, podría llevarnos a sufrir aquaplaning con consecuencias no deseadas. La profundidad del dibujo de los neumáticos no debe ser inferior a 3 mm en época de lluvias, aunque la profundidad mínima legal permitida para circular es de 1’6 mm. Esta última medida se puede comprobar fácilmente en casa sin necesidad de un calibre, ya que la banda exterior de una moneda de un euro mide exactamente eso y si la profundidad del dibujo no deja ver esa banda es que, de momento, es correcta. 

Diferencia entre un neumático gastado y un neumático en buen estado

Diferencia entre las distintas frenadas con suelo mojado

A continuación podéis ver un video del comportamiento de unos neumáticos gastados y el comportamiento de unos neumáticos nuevos en superficie mojada:

 httpv://www.youtube.com/watch?v=ExpXBBZKiQo

Otro elemento importante a tener en cuenta, es necesario revisar los frenos. Ya que un desgaste en ellos conlleva una distancia mayor para la detención del turismo. Para intentar comprobar el estado de los frenos, lo más fiable es que sean revisados por un especialista que lo hará por poco dinero o incluso gratis. Aunque si mientras vas conduciendo sientes vibraciones al pisar el pedal del freno, o si se empieza a necesitar pisar con más fuerza para conseguir la misma capacidad de frenada, o si se escucha algún tipo de ruido; podrían ser señales de desgaste o avería del sistema, es necesario revisarlo cuanto antes.

Diferencia entre una pastilla gastada y una nueva

Debemos de tener en cuenta el estado de los amortiguadores ya que influyen directamente en el comportamiento de los frenos, la dirección y la estabilidad del vehículo. Cuando están en perfecto estado hacen que los neumáticos no se despeguen del asfalto y mantengan su presión y adherencia. Cuando estos elementos se empiezan a desgastar da como resultado que las frenadas se alarguen, las reacciones al tomar las curvas no sean adecuadas y en maniobras de emergencia no se mantenga el contacto del neumático, que termina derrapando y/o perdiendo el control del vehículo. Una manera de comprobar su desgaste y si ha llegado el momento de cambiarlos, es poniendo nuestro peso sobre el capo del vehículo y si tarda en recobrar la posición, es el momento.

A continuación expondremos un par de vídeos de una frenada con y sin amortiguadores gastados.

 httpv://www.youtube.com/watch?v=0cNlPUfJrEc

Frenada con los amortiguadores nuevos

httpv://www.youtube.com/watch?v=D8EtGcJCq9M

Frenada con los amortiguadores gastados

Algo que suele pasar inadvertido es comprobar la batería del vehículo, tanto su nivel de carga como el aspecto. Si se aprecia suciedad, se deben de limpiar los bornes y untarlos con grasa especial para que no se forme sulfato sobre ellos. Las temperaturas afectan a la carga y si nuestro vehículo está parado varios días habitualmente notaremos que la batería dura mucho menos (se descarga). Tener unas pinzas puede ser recomendable para arrancar el coche en una situación de peligro si estamos en algún lugar apartado.

 Si se tienen en cuenta las recomendaciones que INPENOR te ofrece hoy, es más probable que esta temporada protagonizada por las inclemencias meteorológicas (en unas zonas de manera todavía más acusada) pase un poco más apaciblemente y que no tengáis ningún incidente con vuestro vehículo que os pueda llevar a necesitar nuestra ayuda profesional (pericial y/o en reconstrucción de accidentes); con la que siempre podréis contar, os pase algo o no.

Castro, M.

Inpenor 2013

A Coruña