La evolución del paragolpes

post-paragolpes

Cada día llegan a nuestro gabinete diversos tipos de lexus is-fcolisiones, pueden ser colisiones a baja velocidad (con o sin lesiones), atropellos a peatones, bicicletas, accidentes de gran intensidad, etc. En cada uno de estos tipos de colisiones se ven afectadas partes diseñadas y programadas para amortiguar los impactos. En la zona delantera y en la zona trasera se encuentra el elemento del cual vamos a hablar en esta publicación: El paragolpes.

Wikipedia nos dice que es un elementos que sirve para amortiguar y proteger pero, ¿siempre ha sido igual?

Los inicios del paragolpes

Desde los primeros vehículos automóviles, de combustión de gasolina fabricados en Alemania hasta hoy en día, éste elemento (el paragolpes) ha sufrido una gran evolución, tanto en forma, material y propósito.

El considerado primer automóvil fabricado, fue el “motorwagen”, que era un triciclo con motor de combustión de gasolina colocado en la parte trasera.

En ese momento nadie pensaba en la existencia de un elemento de protección frontal o trasero ya que sólo se preocupaban de avanzar en la mecánica y la técnica de este invento revolucionario: el automóvil.

Con el paso del tiempo y la aceptación de este invento, fueron surgiendo nuevos y más modernos diseños con nuevos elementos, como una cuarta rueda, el volante, faros… pero aún sin un elemento de protección para los ejes y ruedas del automóvil.

Con la revolución de la fabricación en cadena, los costes de producción disminuyeron considerablemente, por lo que tenían un precio más bajo y mayor aceptación entre la población que fue adquiriendo vehículos.

Así, aumentando el número de vehículos automóviles en las ciudades, comenzó la concienciación en pro de la seguridad, ya que aunque no eran muy veloces, sí eran pesados y peligrosos así que podían causar daños.

Evolución de un turismo de 1927 (der.) con respecto a unos de 1890 (izq.)

Fue a partir de finales de los años 20 y años 30 cuando se comienza a ver automóviles con una barra protectora tanto en su frontal como en su parte trasera que hacía de protección ante colisiones contra otros automóviles o elementos urbanos sin que se dañasen los propios vehículos.

Cadillac Town Sedan 1928

Primeros paragolpes fabricados para la zona anterior (izq.) y posterior (der.)

Estos elemento estaban hechos con una o dos barras de acero perpendiculares al frontal o parte trasera del vehículo, como podemos observar en las imágenes superiores. Los paragolpes estaban unidos en algunos casos a los largueros, es decir a los extremos del bastidor del vehículo y, en otros casos, a la carrocería del mismo.

tipos paragolpes

Distintos tipos de anclaje del paragolpes al automóvil

paragolpes atornillados

 Paragolpes traseros de finales de los años 20 atornillados a la carrocería

Evolución de 1930 a 1960

Según pasaban los años el paragolpes comenzó a ser más importante en los vehículos y como los coches evolucionaban estéticamente, los paragolpes empezaron a ser algo más que protección, comenzaron a formar parte de la línea estética con el automóvil haciéndose más anchos, robustos y de formas más complejas. Esto puede comprobarse en las imágenes siguientes correspondientes a vehículos de los años 40:

 paragolpes americanos (años 30)

Paragolpes americanos de finales de los 30 y principios de los 40.

paragolpes europeos (años 40)

Paragolpes de los años 40 de vehículos europeos

En la década de los 50, los paragolpes comenzaron a integrarse en la carrocería para hacer que el automóvil fuese un “todo”, que no se viesen elementos atornillados o fuera de la estructura. Además, en esta época los paragolpes americanos eran más grandes, para proteger una zona mayor, y más estéticos, además de incorporar unos tacos en el frontal para minimizar los daños que se pudiesen causar en éste al colisionar a baja velocidad.

 Paragolpes de los vehículos americanos en los años 50

Paragolpes de vehículos americanos en los años 50.

En los vehículos europeos el paragolpes era más pequeño que en los automóviles americanos y dejaban más visible el frontal de los turismos, tal y como podemos ver en las imágenes inferiores.

Paragolpes de vehículos europeos en los años 50.

Paragolpes de vehículos europeos en los años 50.

Con la llegada del reglamento europeo y la exigencia de calidad en la construcción de los paragolpes, las especificaciones comenzaron a cambiar notablemente.

No obstante, en América, a diferencia de los que ocurrió en Europa, continuaron sin una norma estándar para regular estos elementos hasta el año 1971.

Evolución de 1961 a 1979

En los vehículos de los años 60, el paragolpes se “incrusta” en la carrocería haciendo que tanto el frontal como el trasero queden enrasados con la misma. Siguen siendo de metal, pero ahora son más delgados aunque más resistentes gracias a los diferentes pliegues que presentan en su construcción.

Paragolpes años 60 (USA)

En los modelos deportivos, los paragolpes reducen al máximo su tamaño pero son igualmente de gran resistencia. En esta época se hace que gane más importancia la parte estética, llegando en algunos casos a eliminar el paragolpes trasladando todo el trabajo de absorción a la carrocería.

Paragolpes en un deportivo de los años 60 (USA)

En Europa sin embargo, los vehículos siguen llevando el paragolpes hacia fuera respecto a la carrocería y están situados en la parte baja, mostrando un gran frontal.

 paragolpes europeos años 60

Modelos europeos de los años 60.

En los años 70 los vehículos siguen los mismos estándares estéticos que se impusieron en la década anterior, aunque durante la presente entra en vigor en USA el estándar de paragolpes Federal Motor Vehicle Safety Standard 215 (FMVSS). Según ésta, con el los vehículos tenían que soportar impactos traseros a baja velocidad contra una barrera perpendicular sin que resultasen dañados componentes relacionados con la seguridad, además de faros y sistemas de combustible.

En los modelos americanos sigue imperando el paragolpes de acero aunque vuelven a sobresalir del frontal del vehículo para aportar mayor protección, y comienzan a tener ciertos elementos plásticos por encima, pero para proteger de rayazos el paragolpes.

 Paragolpes años 70 (USA)

Paragolpes americanos años 70.

Mientras, entre los vehículos europeos comienza a haber turismos con partes plásticas como elementos de absorción de impactos, en conjunto con los paragolpes de metal o incluso paragolpes completos de plástico.

 Paragolpes años 70 (Europa)

Paragolpes europeos años 70.

Evolución de 1980 a 1999

A partir de aquí, en los años 80 y siguientes, ya se fue consolidando el paragolpes de plástico, haciéndose cada vez más grande y abarcando gran espacio en el frontal como en la parte trasera. Estos paragolpes de plástico se encontraban reforzados por su parte interior con una espuma que absorbía los impactos para que no se dañase la carrocería. Los paragolpes de esta época se atornillaban a la carrocería debido a su peso.

Paragolpes años 80 (USA)

Paragolpes americanos de los años 80.

Paragolpes años 80 (Europa)

Paragolpes europeos de los años 80.

Con el paso de los años, los materiales plásticos de los paragolpes fueron mejorándose, logrando que éstos consiguieran mayor absorción de la energía y menor peso por lo que se comenzaron a colocar con enganches internos y no atornillándolos.

Paragolpes años 90 (USA)

 Paragolpes americanos de los años 90.

Paragolpes años 90 (Europa)

Paragolpes europeos de los años 90.

Los paragolpes hoy en día

Hoy en día los paragolpes casi han perdido su nombre pues son más una pieza estética que de absorción de impactos. Sirven para darle una imagen determinada al vehículo: deportiva, familiar, offroad… además de alojar en él los faros antiniebla, rejillas de aireación, sensores de aparcamiento. Sirven para recubrir los auténticos elementos de absorción, ya que por detrás del paragolpes de plástico se encuentran elementos como el absorbedor de impactos, traviesa, faldón… los cuales podemos ver en los despieces que se exponen a continuación:

despiece trasero de un Seat Altea despiece delantero de un Audi A3

Imágenes extraídas del programa Audatex:

Despiece trasero SEAT Altea (imagen superior) y despiece frontal de un Audi A3 (imagen inferior)

Paragolpes Audi A3

Paragolpes de un vehículo Audi

La evolución continua que sufre el automóvil lleva a que un elemento que en un principio se concibió para resistir los golpes, se convierta en prácticamente un recubrimiento y envuelva a los elementos actuales de amortiguación y absorción programada; otorgándole así otro tipo de utilidad que difiere de la original.

Como se puede apreciar, el paragolpes ha sufrido una gran evolución, parejo al resto de sistemas de seguridad en el automóvil. Hecho por el cual y en conjunción con la continua llegada de casos de diversa complejidad a nuestro gabinete, obliga a Inpenor a mantenerse actualizado y, por tanto, estar en continua formación en cuanto a desarrollo del automóvil. Sobre todo en cuanto a elementos de seguridad activa y pasiva.

Publicaciones relacionadas:    Seguridad activa de vehículos

                                                        Sistemas de retención y normativa para sillas infantiles

                                                        La importancia del correcto mantenimiento de los neumáticos

Castro, M.

Inpenor 2014

A Coruña